¿Cómo debe ser un buen Entrenador Personal?

El buen entrenador personal es un profesional y entusiasta del ejercicio físico que se caracteriza por poder garantizar de forma segura el éxito del cliente en el camino de los objetivos propuestos.

 

Posee y puede demostrar unos sólidos conocimientos en las ciencias del ejercicio. Sus recomendaciones, por tanto, están basadas en la evidencia científica en contraste con su experiencia.

 

El buen entrenador es Graduado/Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Además de la licenciatura puede tener una o varias certificaciones específicas en Entrenamiento Personal y estar en constante aprendizaje y reciclaje profesional, en el presente del avance de la ciencia.

Tiene una titulación vigente en primeros auxilios y prima por la seguridad de sus clientes.

 

Planifica las sesiones de entrenamiento a partir de los objetivos a conseguir del cliente, pero es capaz de modificarlas en función de las circunstancias cambiantes del estilo de vida actual.

Realiza una valoración inicial para determinar el estado de forma, las contraindicaciones y la dosis de ejercicio físico necesaria y deriva a un médico si no se está apto para la realización de los entrenamientos.
 

..

Educa, motiva y cumple los objetivos previstos de forma realista, sin prometer falsas expectativas que conduzcan a metas inalcanzables.

 

Predica con el ejemplo y mantiene el culto al ejercicio físico como filosofía de vida.

 

Ama y respeta su campo de trabajo y no es un intruso profesional,  por lo que recomienda sobre hábitos de vida saludable y asesora nutricionalmente, pero no hace dietas ni diagnostica enfermedades.

 

 

 

 

 

 

 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now